30
Dic

0

Todo lo que necesitas saber acerca de la quiropodia

La podología es uno de esos tratamientos que necesitamos, pero podemos vivir toda la vida sin darnos cuenta hasta que de pronto debemos recibirlo de urgencia.
Como sabemos que todavía es un término muy poco manejado, en este artículo explicaremos todo. Desde qué es hasta cada cuánto tiempo es recomendable para gozar de buena salud. Sigue leyendo.

¿Qué es la quiropodia?
La mayoría de las grandes lesiones que se tienen en los pies es por falta de quiropodia, ya que este es un tratamiento podológico que tiene como finalidad el eliminar cualquier tipo de callosidad o alteración en las uñas de las personas antes de que se conviertan en un gran problema.
Existen enfermedades en la piel que también pueden ser detectadas a tiempo cuando un podólogo está llevando a cabo el proceso, tales como lo es el papiloma o los hongos.
Llevar a cabo este tratamiento de la manera correcta incluye el corte y fresado terapéutico de uñas, tratamientos de helomas y callosidades, deslaminación de hiperqueratosis como también el fresado de los talones concluyendo con un momento de hidratación combinado con un masaje relajante.

La quiropodia es un tratamiento para todas las edades
No existe una edad en concreto que esté definida como punto de partida para iniciar con los tratamientos de quiropodia. En los últimos años se ha evidenciado como los jóvenes, en especial aquellos que practican deporte, han generado un gran interés por estos siendo los primeros en visitar los centros donde es normalmente impartido.
Un dato que si se tiene confirmado es que los adultos tienden a sufrir muchos más problemas en los pies que los jóvenes, por eso es que en ellos se hace un hincapié en la necesidad de someterse a este tratamiento pedológico cada vez en cuando. Llevando un control tal cual como ir al dentista.

¿Cuáles son los factores de riesgo que nos pueden llevar a necesitar la quiropodia?
Principalmente la edad, puede ser que se nos haya presentado un problema al cual no se le preste atención hasta que, con el paso del tiempo, se convierta en algo mucho más grave y es cuando entonces es necesaria la quiropodia.
De igual manera este tratamiento pedológico puede hacerse necesario en aquellas personas que usen el calzado inadecuado y en aquellos atletas que llevan a cabo fuertes rutinas deportivas. Pues estas tienden a causar no solo sudoración, sino también uñas encarnadas, hongos y en algunos casos verrugas y durezas.

¿Cada cuánto tiempo se recomienda realizarse una quiropodia?
La buena noticia, para aquellas personas que tengan agendas ocupadas o les guste salvar dinero al extremo, es que mantenerse en control con este tratamiento podológico no es tan exigente. Sólo deberás asistir al menos una vez por año.
Sin embargo, debes saber que el lapso de tiempo también varía dependiendo a algunos pacientes, pues existen casos donde deciden acudir a una podología cada seis meses y los más recurrentes apartan una cita al menos una vez cada tres.
¿Estarías dispuesto ahora a apartar una?

Ir a la barra de herramientas