18
Dic

0
Ante problemas de estreñimiento visita a un dietista nutricionista

Relación entre estreñimiento y dieta

¿Sufres de estreñimiento?

Se entiende por estreñimiento la dificultad para evacuar: hacer deposiciones menos de 3 veces a la semana y con consistencia muy seca o rígida.

Influye mucho en la cotidianidad de las personas alterando su calidad de vida. Además, está asociado a muchas otras patologías como la diverticulitis, las hemorroides y el cáncer de colon. Por ello es de vital importancia combatirlo con una dieta adecuada.

El estreñimiento puede ser ocasional debido a situaciones de estrés, cambios de horarios y rutinas, viajes, ayunos, embarazo, menopausia… o convertirse en una enfermedad crónica que normalmente se inicia en la infancia o adolescencia. En este caso se deberá estar siempre atento a la alimentación para conseguir combatirlo y evacuar con regularidad.

Aliviar el estreñimiento con remedios naturales es posible con cambios en la dieta.

En primer lugar hay que conseguir aumentar el volumen y el peso de las heces a través del consumo de:

– Fibra:

– Llegar a las recomendaciones de consumo de fruta y verdura al día (3 raciones de fruta y 2 de verdura). Si se ingieren con piel aumenta su cantidad de fibra.

-  Consumir cereales integrales, es decir, de grano entero. Pueden ser en forma de pan, pasta o arroz.

Estreñimiento relacionado con la dieta

– Líquidos:

– Agua.

– Infusiones.

– Caldos.

En segundo lugar la ingesta de grasas también debe ser la adecuada. Es muy común encontrar personas que sufren estreñimiento cuando empiezan una dieta de adelgazamiento. Esto es debido a la restricción de las grasas (sobre todo del aceite) que llevan a cabo.

En tercer lugar ingerir alimentos que potencien la secreción de bilis. El hígado segrega bilis para ayudar a realizar la digestión en el intestino y ésta tiene un gran efecto laxante. Los alimentos que ayudan a conseguirlo son:

– Las grasas. Se aconsejan entre 2 y 3 cucharadas al día de aceite de oliva (incluidas las de las preparaciones culinarias) por su acción lubricante a nivel intestinal.

– Las alcachofas, la escarola, la endivia y la berenjena.

– La naranja (sobre todo en zumo).

Además se debe favorecer una flora intestinal sana y fuerte. La flora intestinal facilita una correcta absorción de los nutrientes en el intestino y normaliza el tránsito. Los alimentos que la fortalecen son los probióticos como por ejemplo el yogur y algunos quesos frescos.
Por otro lado deben evitarse los quesos más secos y los farináceos no integrales como arroz, pasta o pan blanco. También debe evitarse el membrillo y el té por la presencia de taninos que son astringentes. En general, el uso de estos alimentos, tiene que ser más bien ocasional (máximo 2-3 veces por semana). Se puede reemplazar el plátano para las frutas recomendadas y consumir la manzana con piel

Debe evitarse el alcohol que deshidrata las mucosas y las comidas con demasiadas grasas o fritas que pueden provocar digestiones pesadas.

Practicar actividad física resulta muy positivo en este sentido ya que ayuda a fortalecer los músculos de la pared abdominal que intervienen en la expulsión de las heces.

Si se desea tomar algo para aliviar el estreñimiento ocasional lo mejor es recurrir a los supositorios de glicerina. Pero para mejorar el estreñimiento crónico será necesaria una actuación de manera persistente, por ejemplo con suplementos de fibra, que son de gran ayuda y no tienen los efectos negativos de los laxantes.

Es importante tener en cuenta que siempre que se aumenta el consumo de fibra, sea a través de la alimentación o de un suplemento, es necesario aumentar también la ingesta de agua y de líquidos. Para que la fibra haga su función de aumentar el volumen y el peso fecal necesita absorber mucha agua. De lo contrario podría llegar a producir un efecto inverso no deseado.

Estos son consejos generales que pueden ayudarte en tu día a día. No obstante, desde la Clínica Jaime I te recomendamos dejar que un profesional en dietética y nutrición realice un estudio de tu problema concreto y establezca un plan personalizado a tus condiciones físicas y de actividad diaria. Puedes hacernos cualquier consulta al respecto o solicitar cita previa a través de nuestro formulario web, o bien llamando al 96 126 27 31.

Ir a la barra de herramientas