09
Mar

0

Enseñando a tu hijo a preservar el medio ambiente

Cada vez más preservar el entorno en el que vivimos se ha convertido en una tarea cotidiana en la vida de las personas. Poco a poco vamos cambiando nuestra rutina y adaptándonos para que nuestro estilo de vida cause cada vez menos impacto a la naturaleza. Además de prestar la debida atención, todavía tenemos la tarea de orientar y educar a los más jóvenes que nosotros: transmitir esos valores a nuestros hijos es una obligación, pero no es una tarea fácil.
Mientras tanto, las pequeñas actitudes pueden marcar la diferencia. Por ejemplo, enseñar a su hijo que el chicle debe ser tirado en la basura y no en el suelo ya es un primer paso. Con el tiempo, entenderá que el lugar de la basura está en el cubo de la basura, y que además de preservar el medio ambiente y mantener las calles más limpias, evitará que tengas que descubrir cómo sacar chicle de la ropa o que te quedes recogiendo papeles de envoltorio de dulces tirados por la casa.
La importancia de comenzar la conciencia desde una edad temprana
Formar a un joven con conciencia ecológica y medioambiental forma parte de un proceso algo lento y que debe iniciarse desde el principio. El incentivo debe venir cuando su hijo aún es un niño, cualquier contacto con la naturaleza en esa etapa será fundamental para un futuro más consciente. Además de la experiencia práctica, el conocimiento teórico es también muy importante. Enseñar y estimular al niño sólo despertará cada vez más su curiosidad por la naturaleza.
Reciclando desde temprano
Enseñar a un niño sobre los procesos de reciclado y sus beneficios forma parte de la conciencia de los pequeños, ya que esto está intrínsecamente relacionado con la conservación del medio ambiente. Los productos que antes permanecían en la naturaleza durante décadas, ocupando espacio y contaminando el agua y el suelo, hoy son recuperados y vuelven al mercado. Esto también permite un gran ahorro de energía que se gastaría en el proceso de creación de materiales de cero.
Una forma muy divertida de educar a los niños sobre los procesos de reciclado es revivir ciertos materiales que serían desechados o desechados y crear nuevos juguetes y accesorios para su casa. Por ejemplo, hacer mascotas y muñecas con retales de tela. También pueden hacer cubos y latas coloreadas para cada tipo de material: papel, plástico, vidrio y metal. Otra idea legal es simular cestas de baloncesto y anotar puntos por cada objeto que pase por ellas.
Evitando el desperdicio
Educar a un niño sobre cómo preservar también incluye enseñar a no desperdiciar comida, porque la mayor parte de nuestra comida diaria viene de la naturaleza, y cada vez que tiramos comida estamos desperdiciando un poco más de los recursos naturales que se nos han concedido. Así que si quieres enseñarle a tu hijo cómo cuidar mejor el medio ambiente, debes apreciar la valorización de los alimentos y hablar de dónde vienen.
También puede revivir los restos de comida y hacer compostaje, separando las sobras, principalmente de vegetales y cáscaras de frutas, y utilizarlas como fertilizantes para su jardín. Considere criar una huerta con sus hijos, algo muy saludable y que ayuda a desarrollar al niño y su sistema inmunológico. Así tendrán alimentos más naturales y sin agrotóxicos, y podrán reutilizar los propios restos de comida como materia orgánica para fertilizar sus hortalizas.

Ir a la barra de herramientas