19
Dic

0

Conoce todos los detalles acerca de la ecografía 4D

La crianza de un hijo es una etapa maravillosa, pero sin duda el embarazo es un proceso mágico. Es por ello que cada vez se estudian nuevas formas de disfrutarlo, como es el hecho de la ecografía 4D.
Conoce cada detalle de importancia de la misma en este artículo.

¿En qué casos se recomienda una ecografía 4D y cuándo se puede realizar?
El tiempo recomendable para que la mujer se realice la ecografía 4D tiende a corresponder entre las semanas 26 y 32 del embarazo. Pero se sostiene la creencia de que es posible conseguir imágenes de excelente calidad en cualquier punto luego de haber completado la semana 22.
En muchos casos las futuras madres hacen solicitud de una de estas por el simple de tener un mayor disfrute de la etapa cuando se encuentran atravesando el segundo o el tercer trimestre.
Es importante resaltar que una ecografía es un procedimiento común en todos los embarazos, y que las de índole 3D o 4D ya se han convertido en tan convencionales como las 2D. Se ha comprobado que no poseen nada que pueda dañar al feto y por ello puede repetirse el proceso cada vez que se desee.

¿Cuál es la diferencia entre una ecografía 4D y una normal?
Es normal cuando no se conozca los beneficios que esta puede ofrecer a comparación con una normal se tenga la creencia de que no es necesaria. Pero todo cambia cuando sabes qué te ofrece.
Ya se ha podido evidenciar que las ecografías 3D son completamente útiles para poder tener las mejores imágenes del feto y que estas posean las tres dimensiones, es decir que tengan volumen. Sin embargo, en el caso de las 4D estamos hablando de una ecografía con movimiento, es decir, un vídeo.
La diferencia entre una ecografía 4D y una normal (generalmente se les considera así a las 2D) es la tecnología que se emplea en el proceso, puesto que esta brinda la oportunidad de no sólo ver al niño o niña en tres dimensiones, sino también escuchar los sonidos y observar cómo se mueve.

¿Es realmente obligatorio realizarse una ecografía 4D?
Debemos ser completamente honestos contigo, el hecho de realizarla no quiere decir que tu bebé tendrá mejores controles. Y que no la hagas no lo perjudicará en lo absoluto.
Sin embargo, es una experiencia real que le permite a los padres poder visualizar antes del nacimiento cómo será su futuro bebé. Por lo que, no es un procedimiento obligatorio, pero muchas veces la emoción de conocer sus ojos, nariz y otros rasgos los obliga a hacerlo.

Las madres y los padres no controlan la emoción con las ecografías 4D
Es increíble como una ecografía 4D tiene la capacidad de no sólo emocionar a las madres, sino también de sacarle una que otra lágrima hasta al más duro de los padres.
Todas las parejas que han decidido confiar en este proceso de seguro te mencionarán que es una experiencia única y altamente recomendable.

Ir a la barra de herramientas