10
Ene

0

Cirugía estética de reducción de senos

Aun con la moda de la silicona, todavía hay gente que desea reducir sus pechos. Las razones van desde un equilibrio estético – para las mujeres, por servirnos de un ejemplo, delgadísimas y con los pechos desmedidos al resto del cuerpo – hasta la cuestión de la salud – cuando las tetas, por ser demasiado grandes, ocasionan inconvenientes en la columna y otros.
Para reducir el tamaño de los senos, es preciso efectuar una cirugía llamada mamoplastia reductora, en la que se extrae una parte de la piel que compone la zona interna de la mama. Como los senos grandes caen con más sencillez, asimismo hay que efectuar la mastoprexia, que los «levanta». Los 2 procedimientos son complementarios y también ideales para mujeres con pechos grandes y caídos, que procuran una apariencia más joven y natural.
La hipertrofia mamaria (desarrollo excesivo) es hereditaria y puede empeorar a lo largo de la adolescencia, ocasionando aun inconvenientes sicológicos, puesto que en esta fase es común la baja autoestima. La buena nueva es que las jóvenes pueden hacer tanto la mamoplastia cuando la mastopecia, sin mayores peligros.
Pueden someterse a cirugía adolescentes con exceso de mama que presenten cambios en la postura, dolor y perturbaciones sicológicas. De la misma forma, los pacientes de edad avanzada sin peligro quirúrgico asimismo están en condiciones.
La razón por la cual muchas mujeres no se someten a esos y otros procedimientos que se mueven con las tetas es que esa zona es verdaderamente la más frágil del cuerpo femenino – y asimismo la más dolorosa -. No obstante, el médico asegura que no hay mucho dolor tras la operación. La mayor parte de las pacientes presentan dolor leve en los primeros 5 días de postoperatorio. Se sostiene la sensibilidad de las areolas, salvo salvedades extrañas. Por norma general, la sensibilidad se restituye absolutamente entre 6 meses y un año.
Tras la mamoplastia y la mastoprexia, la paciente está internada por dos horas, mas normalmente duerme en casa. El tiempo de restauración asimismo es alentador: aproximadamente un par de semanas, dependiendo, naturalmente, de cada organismo.
Mas no todo son flores. Ese género de procedimiento deja una cicatriz de tamaño razonable en los senos. Pese a eso, la cirugía acostumbra a compensar, sí. Los resultados de una cirugía triunfante son senos más simétricos, empinados, más altos y con areolas menores (cuando sea preciso).
Ya antes de solucionar reducir el tamaño de las tetas, es bueno valorar su condición e inclusive sus planes. Si tiene alguna enfermedad mamaria, su ginecólogo o bien mastólogo debe liberar o bien no la mamoplastia y / o bien mastopecia. Si tiene alguna infección (orina, garganta, secreción vaginal, etcétera), no ha de ser operada. Lo mismo sirve para las pequeñas menores que no están autorizadas por sus progenitores a efectuar la cirugía y para los pacientes con algún peligro quirúrgico.
Quien desee quedarse encinta menos de un año tras la operación tampoco debería reducir las tetas. Para prosperar la manera del seno, hay que recortar la glándula mamaria, y puede dañar ciertos conductos lactíferos. Esto podría dañar la lactancia.
Las mujeres que sufren cáncer de mama en la familia deben prestar mayor atención, singularmente cuando efectúan procedimientos relacionados con los senos. Y en el caso de la reducción, no es diferente, como explica el cirujano plástico. La cirugía no causa cáncer, mas recomendamos a los pacientes con antecedentes que sometan el tejido extraído a un análisis histológico.

Ir a la barra de herramientas