20
Ago

0
BLW

Baby-led weaning

¿Qué es?
El baby-led weaning (BLW) es una forma de ofrecer la AC en la que al bebé se le permite “dirigir” el proceso desde el principio. Los padres deciden qué ofrecen (es su responsabilidad ofrecer comida sana, segura y variada), pero el bebé coge por sí mismo la comida que se pone a su alcance; decidiendo qué elige comer y cuánta cantidad.

¿Cuál es su origen?
Antes de la aparición de las batidoras eléctricas, los purés comerciales y los cereales en polvo se utilizaba un sistema similar al BLW pero en la época que se recomendaba comenzar la AC precozmente, a los 3-4 meses, los triturados se hacían necesarios, ya que los bebés no adquieren la capacidad de comer por ellos mismos hasta aproximadamente los 6 meses de edad como hemos explicado en artículos anteriores. Sin embargo, a raíz de las recomendaciones de la OMS en el año 2002 de iniciar la AC a los 6º meses, padres y profesionales comienzan a cuestionar la necesidad de los triturados.

 ¿Qué requisitos se necesitan?
El bebé se sienta a la mesa con la familia en las comidas. Se le ofrece la misma comida (sana) que al resto, en trozos de alimentos de consistencia blanda y apropiados a su desarrollo psicomotor (grandes al principio y posteriormente pequeños).
El bebé se alimenta por sí solo desde el principio; al comienzo con las manos y posteriormente con cubiertos.
A partir del momento en que se inicia el BLW el aporte de leche continúa siendo a demanda, sin relación con los momentos familiares de la comida.

¿Cómo se debe ofrecer la comida si se realiza BLW?
Al principio se debe ofrecer la comida tipo “finger food” o en “palitos”. Así el bebé puede agarrar la comida con su puño y comer lo que sobresale. Cuando la habilidad motora mejora, se pueden ofrecer comidas seguras cortadas en pequeños trozos.

¿Es válido para todos los bebés?
El BLW se ha estudiado en niños nacidos a término, sanos y con un desarrollo psicomotor normal. En niños prematuros se podría valorar individualmente pero siempre atendiendo a la edad corregida de 6 meses. No se recomienda en niños con fallo de medro, dificultades neurológicas o motoras.

¿Se pueden dar triturados si se aplica el baby-led weaning?
A pesar de que no hay consenso claro sobre la definición de BLW, la definición más clásica asume que es el bebé el único que coge los alimentos, sin que el adulto “le dé de comer”.  Sin embargo, muchos padres optan por un BLW mixto, en el que combinan dejar que el bebé experimente por sí mismo con la comida a la vez que le ofrecen algún puré o papilla en alguna de las comidas.

¿Es razonable plantear este sistema de un modo general a la población?
Con la información y precaución adecuadas, la mayoría de familias pueden practicar BLW de forma segura y eficaz

 

¿Y si comparamos el baby-led weaning con el abordaje tradicional con purés?
Principales ventajas:

  • Generalmente el inicio de la alimentación complementaria ocurre en torno a los 5-6 meses; en comparación con el abordaje tradicional, en el que se tiende a comenzar antes.
  • Favorece el mantenimiento de la lactancia materna. Independientemente de que las madres que dan pecho son más propensas a practicar el BLW.
  • Favorece la alimentación perceptiva y basada en las señales de hambre y saciedad del niño, como recomienda la OMS. Esto potencia una relación sana con la comida.
  • Favorece la preferencia por la comida sana y variada a medio y largo plazo.
  • Se ha relacionado con una mejor autonomía y desarrollo psicomotor.
  • La mayoría de familias se sienten muy satisfechas, ya que se disfruta de los momentos de comer en familia y disminuye la percepción a corto y medio plazo de que los niños son “malos comedores”.
  • Se ha relacionado con una disminución del riesgo de obesidad a largo plazo, por una autorregulación del apetito.
  • El BLW parece una buena estrategia para fomentar hábitos saludables desde la primera infancia.

 

Principales objeciones
El hierro.

Una preocupación es la ingesta de hierro. No existen diferencias cuando se instruye a los padres en su importancia y en ofrecer diariamente comidas ricas en hierro: carne cocida en tiras o picada en forma de hamburguesas, bolas o palitos; yema de huevo, tortas de lentejas o judías blancas cocidas, palitos de tofu, hummus…

Atragantamientos

Siguiendo unas normas básicas de seguridad no hay diferencias en el riesgo de atragantamiento. A todas las familias, independientemente del método utilizado, se les debe educar en la prevención de atragantamientos.

Ir a la barra de herramientas